"Ya no es una cuestión de QUE PASARÍA SI, sino que con el conocimiento se puede responder QUE HACER AHORA"

Bienvenido a nuestra página Web

Bienvenido a nuestra web. Si estás buscando información y ayuda para el Síndrome de Asherman, adherencias/cicatrices intrauterinas, o problemas relacionados con ellas, has encontrado el lugar adecuado.

¿Qué es el Síndrome de Asherman?

El síndrome de Asherman o adherencias o sinequias intrauterinas es una enfermedad uterina adquirida, caracterizada por la formación de adherencias (tejido cicatricial) dentro del útero y/o el cervix. En muchos casos las paredes del útero se pegan entre si. En otros casos, las adherencias solamente se producen en una pequeña porción del útero. La extensión de las adherencias define si el caso es leve, moderado o grave (severo). Las adherencias pueden ser delgadas o gruesas, pueden ser localizadas en un punto o pueden ser confluyentes. No suelen ser vasculares, lo que es una característica importante que facilita su tratamiento.

Pulsar aquí para tener más información sobre los grados del Síndrome de Asherman.

Síntomas

La mayoría de los pacientes con Síndrome de Asherman tienen períodos escasos o ausentes (amenorrea) pero algunas tienen menstruaciones normales. Algunas pacientes no tienen mensturaciones pero sienten dolor cada mes en el momento en que deberían tener sus menstruaciones. Este dolor puede indicar que la menstruación se está produciendo pero la sangre no puede salir del útero porque el cuello del útero (cervix) está bloqueado por adherencias. También pueden ser síntomas, los abortos recurrentes y la infertilidad (1).

Causas

El síndrome de Asherman se produce cuando un trauma en la línea del endometrio desencadena el proceso normal de cicatrización, lo que provoca que las áreas dañadas se peguen. Por lo general, las adherencias intrauterinas ocurren después de un legrado (DyC) (dilatación y curetaje) (DyC); que fue realizado debido a un aborto involuntario completo o incompleto, debido a una retención de placenta con o sin hemorragia después de un parto, o a un aborto provocado. Los legrados que tienen relación con embarazos representan el 90% de los casos de Asherman(2).Algunas veces las adherencias también ocurren después de otras operaciones de la zona pélvica, tales como una cesárea, una operación para extirpar fibromas o pólipos, o en los países en vías de desarrollo, como resultado de infecciones tales como una tuberculosis genital(3) y la esquistosomiasis(4). El riesgo de desarrollar Asherman después de un legrado realizado entre la 2 y la 4 semana después del parto es de un 25% (5-8). Los legrados también pueden provocar Asherman en el 30,9% de los abortos involuntarios (17) y un 6,4% de los abortos incompletos(2). El riesgo de desarrollar Asherman aumenta con el número de legrados realizados; después de un simple aborto el riesgo es de un 16%, sin embargo, después de 3 o más legrados, el riesgo se eleva a un 32%(9). Cada caso de síndrome de Asherman es diferente, y la causa debe de ser determinada caso a caso. En algunos casos, el Asherman puede haber sido causado por un legrado "demasiado agresivo". Sin embargo, ésta no suele ser la causa. Puede deberse a que la placenta se haya quedado agarrada muy profundamente al endometrio y que debido a la actividad fibrótica de los productos retenidos de la concepción sea difícil extraer los tejidos sin causar daño a la capa basal del endometrio. Para información más comprensiva sobre los DyC y el Síndrome de Asherman, por favor pincha aquí para visitarDandCnow.info. Existe una variedad de Síndrome de Asherman que es más difícil de tratar. Esta variedad se llama “Asherman incurable” o esclerosis endometrial. En esta condición, que puede coexistir con la presencia de adherencias, las paredes uterinas no están pegadas una contra otra. En lugar de eso, el endometrio ha sido arrancado. Aunque el legrado puede causar esta situación, es más probable después de una operación uterina, tal como una miomectomía. En estos casos, el endometrio, o al menos su raíz basal, ha sido arrancada o destruida.

Incidencia

Se cree que el Asherman es poco diagnosticado debido a que normalmente no se detecta por los procedimientos diagnósticos de rutina tales como una ecografía. Esta enfermedad se estima que afecta al 1,5% de las mujeres que se han sometido a una histerosalpingografía HSG (10), entre el 5 y el 39% de mujeres con abortos involuntarios recurrentes (11-13), y hasta el 40% de las pacientes que han sufrido un legrado por una retención de productos de la concepción después de un parto o un aborto incompleto (14) (ver las Causas más arriba)

Diagnóstico

El método más fiable para el diagnóstico es la visión directa del útero mediante Hysteroscopy histeroscopia. Otros métodos son la sonohisterografía (SHG) y la histerosalpingografía (HSG).

Prevención

Idealmente, la prevención es la mejor solución. Ya fue señalado hacia el año 1993 (9) que la incidencia de adherencias intrauterinas podría ser menor tras la evacuación médica del útero (por ej. Misoprostol), evitando de ese modo la utilización de cualquier instrumento en el útero. Sin ir más lejos, un estudio apoyando esta propuesta, muestra que las mujeres que fueron tratadas por un aborto involuntario con misoprostol no desarrollaron adherencias intrauterinas, mientras que el 7,7% de las que fueron sometidas a un legrado (DyC) sí (15). La ventaja del misoprostol es que se puede usar para la evacuación no sólo después de un aborto involuntario, sino también después de la retención de placenta o hemorragia después de un parto. Como alternativa, el DyC podría realizarse con el apoyo de una ecografía, en lugar de a ciegas. Esto permitiría al cirujano poner fin al raspado de la línea del endometrio cuando todo el tejido retenido se ha eliminado, evitando de este modo lesiones. Una temprana monitorización durante el embarazo para identificar el aborto involuntario puede prevenir el desarrollo de, o según el caso, la reaparición de Asherman, ya que las adherencias tienen más probabilidades de ocurrir cuando más tiempo transcurre entre la muerte fetal y el legrado(2). Por lo tanto, la evacuación inmediata tras la muerte fetal puede prevenir las adherencias intrauterinas. No hay evidencias que sugieran que un DyC mediante succión sea menos propenso a producir adherencias que un legrado con legra (cureta). Se han registrado casos de Asherman incluso después de una aspiración manual(16)> y el porcentaje de Asherman no ha disminuido desde la introducción del DyC por succión.

Tratamiento

El Asherman debe de ser tratado por un cirujano muy experto mediante histeroscopia (en ocasiones asistido por laparoscopia). Los pocos cirujanos con experiencia suficiente en el tratamiento del Síndrome de Asherman grave recomiendan evitar la utilización de fuentes de energía dentro del útero (esto significa eliminar las adherencias con tijeras en vez de con instrumentos que generan energía, tales como el resectoscopio o el laser, aunque no todos los cirujanos están de acuerdo con esto). Las adherencias tienen tendencia a reproducirse especialmente en los casos más graves. Existen diferentes métodos para prevenir que se vuelvan a producir las adherencias después de la operación del Síndrome de Asherman. Muchos cirujanos prescriben suplementos de estrógenos para estimular la cura del útero respetando el crecimiento del endometrio y colocan un "splint" o una sonda foley para prevenir que se peguen las paredes durante la fase inicial de curación tras el post-operatorio. Otros cirujanos recomiendan realizar histeroscopias semanales en la consulta tras la operación principal para cortar cualquier adherencia que se haya podido formar de nuevo. Hasta ahora, los estudios no han confirmado que método de tratamiento es el mejor para tener un resultado exitoso, que es aquel en el que el útero y cervix permanecen sin adherencias y se recupera la fertilidad.

Consecuencias no reproductivas del Síndrome de Asherman

Las consecuencias reproductivas del Síndrome de Asherman, que incluyen infertilidad, abortos recurrentes, restricción del crecimiento intrauterino, placenta acreta y otros, son bien conocidas. Sin embargo, para todas las mujeres con adherencias intrauterinas y amenorrea, incluyendo aquellas que pueden haber completado su edad fértil, hay otras preocupaciones. Aunque la ausencia de menstruación podría ser debido a problemas hormonales, se debe con más probabilidad a una destrucción completa de la línea uterina o a una obstrucción del cervix o de la porción baja del útero; por lo tanto, las menstruaciones son o retenidas en el útero (causando dolor pélvico y una afección llamada hematómetra) o fluyen dentro de la cavidad abdominal provocando endometriosis. Las muejres con Síndrome de Asherman pueden desarrollar cáncer de útero, o antes o después de la menopausia. Este riesgo NO aumenta y puede ser más bajo que en la población en general. Sin embargo, el signo de alarma de cáncer uterino es sangrado uterino excesivo: las mujeres con flujo menstrual obstruido no pueden tener ese síntoma aunque escondan un aumento del útero. Por lo tanto, las ecografías pélvicas deberían ser parte de sus visitas ginecológicas anuales.

Referencias

Las referencias pueden ser encontradas aqui.

International Ashermans Association

(copy 2)

visitantes:

(copy 1)

Conditions of third party use Contents from this website may be reprinted only under the condition that the content is credited to International Ashermans Association and a URL link i.e. http://www.ashermans.org/
is included.